Fuerte desaceleración de los préstamos personales, el consumo con Tarjetas de crédito y los créditos hipotecarios

Fuerte desaceleración de los préstamos personales, el consumo con Tarjetas de crédito y los créditos hipotecarios

Buenos Aires, Julio de 2018 - Finalizó la primera mitad del 2018 y se observa que el tipo de cambio afecto notoriamente a los tomadores de estas financiaciones. Los préstamos personales experimentan una notoria desaceleración en su crecimiento arrojando solamente un incremento del 0,84%.

  La operatoria a través de tarjetas de crédito apenas alcanzo un alza muy pequeña del 0,43% respecto al cierre del mes pasado. Mientras que los créditos hipotecarios alcanzando una suba del 3,70% - la mitad respecto al mes pasado-. “La suba de tasas y la volatilidad cambiaria hizo que varias entidades encarecieran sus líneas de créditos personales. Si bien la tasas parten de un 40/45% la clave de la operatoria es el Costo Financiero Total que alcanza niveles del 80%”, explicó Guillermo Barbero, Socio de FIRST CAPITAL GROUP.

Si analizamos por tipo de crédito, encontramos que la línea de préstamos personales ha experimentado durante el mes de junio una notoria desaceleración en su crecimiento con relación al mes pasado, arrojando solamente un incremento del 0,84%.  El saldo asciende a $408.388 millones para el total acumulado, representando un crecimiento interanual del 47,30%, contra los $277.249 millones al cierre del mismo mes del año anterior. “Tal cual lo mencionado el mes pasado, la suba de tasas y la volatilidad cambiaria hizo que varias entidades encarecieran sus líneas de créditos personales y si bien la tasas bancarias parten de un 40%/45% la clave de la operatoria es el Costo Financiero Total que alcanza en las diferentes líneas a niveles del 80%. Estos costos han impactado en la línea crediticia que era la herramienta más accesible para los usuarios para hacer frente a sus distintas necesidades de consumo”, explicó Guillermo Barbero, Socio de FIRST CAPITAL GROUP.

La operatoria a través de tarjetas de crédito, representó un monto de $349.642 millones, esto significa un alza muy pequeña del 0,43% respecto al cierre del mes pasado. El crecimiento interanual llegó al 35,01%. “Pasó muy rápidamente la fiebre mundialista y se acabó alguna que otra oferta y promoción de 12 cuotas sin interés en televisores. Al igual que en la línea de personales acá también se sintió durante Junio el impacto de la suba de las tasas, que evidentemente se tradujo en mayor cautela a la hora de sacar el plástico de las billeteras”, concluyó Barbero.

Las líneas de créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por inflación/UVA, continuaron creciendo, alcanzando una suba del 3,70% - la mitad respecto al mes pasado- acumulando un stock total al cierre de mes de $203.585 millones. El crecimiento interanual ha sido del 161,22% y continúa siendo la línea con mayor crecimiento interanual. “Pero no es la excepción y se observa claramente el enfriamiento de los hipotecarios, aquella línea que fue la gran protagonista del último año, hoy se ve claramente afectada por la inestabilidad del tipo de cambio. Según entidades relevadas, se confirma lo que habíamos adelantado el mes pasado sobre la caída considerable de las solicitudes para acceder a un crédito hipotecario. Está claro que estas decisiones son de mucha trascendencia tanto para la oferta como para la demanda, por lo tanto, Bancos y deudores potenciales observarán como se reacomodan los valores del mercado inmobiliario antes de reiniciar las operaciones postergadas”, argumentó Barbero.

La línea de créditos prendarios presenta un stock de cartera a fines de Junio de $110.289 millones, mostrando un crecimiento del 1,59% versus el stock de cartera a fines de Mayo de $108.560 millones. “Esta línea, que venía teniendo un gran año, no quedo excluida de la situación económica. La devaluación del peso y el fuerte aumento en los bienes prendarios explica el lento comportamiento de la línea crediticia”, explicó.

En cuanto a los préstamos comerciales, esta línea ha experimentado un crecimiento con relación al que se observó el mes pasado: el incremento ha sido del 7,89%.  En términos interanuales representa un aumento del 67,36% ubicándolo con un stock de cartera de $864.670. “Se mantiene constante el crecimiento a pesar del encarecimiento del crédito, contrastando notoriamente con la desaceleración que se observó en las otras líneas en pesos. Algunas medidas tomadas por el Gobierno con beneficios para financiar el capital de trabajo y descuento de cheques en las Pymes han venido en auxilio de la reactivación de estos sectores”, aseguró Barbero.

En cuanto a los préstamos en dólares, respecto del mes pasado ha tenido un decrecimiento del -1,8% y su incremento interanual es del 26,02%. El 84,19 % del total de la deuda en moneda extranjera sigue siendo la línea de comerciales. “Esto ha sido seguramente fruto del esfuerzo de los deudores por cancelar acreencias en moneda dura ante el alza del tipo de cambio”.

La línea de hipotecarios, al igual que el mes pasado, sigue siendo la de mayor crecimiento interanual ubicándose en un 91,28%, de todas formas es una línea que solo representa el 1,77% de la deuda total en dólares.

Las tarjetas de crédito experimentaron en el mes una caída bastante significativa respecto al mes anterior -28,82%, ubicándose en los niveles más bajos del año, y a pesar de la cantidad de consumidores que se trasladaron hacia Rusia, adelantando sus vacaciones de invierno. El tipo de cambio en permanente incremento en los últimos meses ha sido perjudicial para el endeudamiento vía plástico, pues no le permite al consumidor conocer cuántos pesos necesitará para saldar su resumen de cuenta.

Como mencionáramos en otros puntos de este informe, el tipo de cambio afectó notoriamente a los tomadores de estas financiaciones.